Single Blog Title

This is a single blog caption

29 de febrero: Sugerencias para aprovechar este día de ‘regalo’

Todos nos hemos aprendido, en algún momento, una de las muchas variaciones de este (poético) refrán:

«Treinta días tiene noviembre, con abril, junio y septiembre. De 28 sólo hay uno, los demás, de 31».

Es una de las formas más sencillas de recordar la longitud de cada mes. Pero cada cuatro años sucede algo especial. Suele decirse que la tierra tarda aproximadamente 365 días en dar una vuelta completa alrededor del sol, aunque en realidad no es exacto: le cuesta 5 horas, 48 minutos y 56 segundos más. Ese tiempo adicional se va acumulando y al cabo de cuatro años se convierte en un día extra, el 29 de febrero.

Un día como hoy.

La poeta Jane Hirshfield.

¿Y qué tiene de extraordinario? Lo intenta explicar en este poema, titulado sencillamente ’29 de febrero’, la poeta norteamericana Jane Hirshfield:

Un día extra:

Como la quinta vaca del cuadro,
que lanza su mirada,
directa hacia ti,
desde sus manchas blanquinegras.

Un día extra:

Accidental, sin duda:
el calendario inventado tropieza con el real
como un borracho tropieza con un umbral
tan bajo que no se ve.

Un día extra:

Con una segunda taza de café solo.
Una llamada amigable, aunque formal.
Un paquete postal devuelto.
Algo de trabajo extra, pero no mucho…
Lo que viene a durar un día, exactamente.

Un día extra:

No muy distinto del espacio
entre una puerta y su marco
cuando una habitación está iluminada y la otra no,
y uno se pasa de una a otra
como una mujer que se cambia de bufanda.

Un día extra:

Extraordinario como cualquier otro
y a pesar de todo
tiene algo de generosidad,
como una carta que puede releerse tras morir su autor.

Y sí, es un regalo generoso: 24 horas más en una época en la que la falta de tiempo es la excusa para no salir nunca de la zona de confort o descubrir cosas nuevas. Por eso queremos darte algunas ideas con las que aprovechar este día tan excepcional.

Por ejemplo… ¿Conoces el canal de YouTube de Poética 2.0? Allí puedes pasar literalmente el día entero disfrutando de la mejor poesía recitada por grandes actores y actrices, y también por poetas. Y ya que vas, te invitamos a suscribirte.

 
Si te gusta lo que has visto en YouTube, entonces te encantarán nuestras apps. Son antologías temáticas dedicadas a poetas como Federico García Lorca, María Beneyto o Santa Teresa y recopilaciones de poemas clásicos y contemporáneos. Y mientras ves a intérpretes como Juan Echanove, Adriana Ozores, María Galiana, Carlos Hipólito, Ana Fernández o Emilio Gutiérrez Caba recitar los versos, puedes seguir los textos, que también están incluidos. Y por ser el día que es, si utilizas el cupón ‘29defebrero’ puedes llevarte la que quieras a mitad de precio en nuestra tienda.

 
Y si lo que buscas es una buena lectura, tienes un archivo de más de seis años de reportajes en nuestro blog. Estos son algunos de los temas que puedes encontrar allí:

‘Poesía de vinilo’ es un repaso por la relación entre la música y la poesía, con versos que suenan a letras de canciones y viceversa.

Hablando de música, en ‘La estela literaria de David Bowie’ te contamos cómo este gran artista se dejó influir por la literatura, en la que también dejó huella.

Bowie lee un libro sobre Francis Bacon en una imagen de 1995.

Bowie lee un libro sobre Francis Bacon en una imagen de 1995.

 
Góngora, Lope de Vega y Quevedo fueron algunos de los grandes nombres del Siglo de Oro… pero también, entre ellos, se generó tal animosidad que no podían ni verse. Te lo explicamos en ‘Góngora, Lope y Quevedo, más que enemigos’.

La poesía y la ciencia son más similares de lo que pudiera pensarse. Ambas comparten un componente de intuición, exigen un salto al vacío y romper las reglas para llegar a hallazgos inesperados. Nos fijamos en esta relación tan especial en el post que titulamos ‘La ciencia de la poesía’.

Lorca-80-contraluz

¿Y si Federico García Lorca no hubiera sido asesinado durante la Guerra Civil? De haberse establecido en México o Colombia, ¿cómo habría evolucionado su carrera? En ‘Que no he muerto: Las vidas imaginadas de García Lorca’ intentamos imaginar los poemas y las obras de teatro que nunca podremos leer.

Los últimos meses en la vida de Miguel Hernández fueron un cúmulo de esperanzas, oportunidades, tristezas y simple mala suerte. Lo cuenta Enrique Ballesta en este magnífico ensayo que tituló ‘Miguel Hernández: Aquí estoy mientras el alma me suene’.

Emily Dickinson.


Ana Mañeru
es la autora junto a María-Milagros Rivera de la última traducción al castellano de la obra completa de Emily Dickinson. En ‘Descubriendo a la verdadera Emily Dickinson’ explica a Poética 2.0 su viaje a través del tiempo para separar a la mujer y la artista del mito y las mentiras que rodean su figura.

La luna es tema recurrente para muchos poetas. El año pasado volvimos a mirarla, cuando se cumplió el medio siglo desde que los primeros astronautas pusieran el pie sobre ella. En ‘Un cisne redondo en el río: Breve antología de poemas sobre la luna’ os presentamos distintas visiones poéticas sobre este astro que ha sido visto como símbolo de la feminidad y la fertilidad, de la inmortalidad y de los ciclos de la vida.

Percy Bysshe Shelley.

Y con la excusa de que ya hay una estrella que lleva su nombre, en nuestro reportaje más reciente hemos repasado brevemente la biografía de una de las primeras poetas modernas de España, Rosalía de Castro.

Como no hemos hecho más que hablar del número 29, os dejamos con el soneto 29 de William Shakespeare en la traducción de Agustín García Calvo. Es, por cierto, uno de los ejemplos que citamos en otro post de nuestro blog en el que explicamos los retos de trasladar un poema de un idioma a otro:

Cuando, en desgracia con Fortuna y con el mundo,
lloro a solas mi sola condición de paria
y el sordo cielo en vano con mis gritos hundo
y me miro y maldigo mi estrella contraria,

deseándome igual a otro de más largo
favor, con sus amigos, con su parecido,
envidiándole el arte a éste, a aquél el cargo,
con lo que más disfruto menos avenido,

ya en esas casi odiándome, al fin por ventura
pienso en ti, y al momento mi suerte de un vuelo,
como alondra al romper del día, de la oscura
tierra se alza y canta a las puertas del cielo.

Pues tu amor recordado aporta tal tesoro
que cambiarme con reyes tengo ya a desdoro.

Visitas: 53