Single Blog Title

This is a single blog caption

Astro Azul: El paraíso secreto de Versonautas

El dúo afincado en Valencia publica su primer disco, una obra en la que versos y música se unen para crear ambientes únicos

ÁNGEL SALGUERO
En estos tiempos que nos han robado la posibilidad de viajar, Versonautas quiere llevarte a un lugar secreto. Sólo hace falta cerrar los ojos y escuchar para llegar al ‘Astro azul’ que da título a su primer disco, un paraíso imaginado a partir de texturas musicales, ambientes electrónicos y versos. Sus once temas reproducen la experiencia que este dúo formado por Ana Sanahuja y Roqui Albero ha ido desarrollando a lo largo de más de siete años de conciertos en festivales y salas de teatro.

Esa experiencia, explica Ana, es algo que brotó «de manera orgánica, muy natural, sin basarnos en nada en concreto. Nació en casa y derivó hacia la poesía escénica, la música experimental, ese sitio donde las fronteras se unen: la performance, el jazz…». Se trata, añade Roqui, «una manera de vivir, de encontrarnos juntos en el arte sin necesidad de emplear siempre el mismo lenguaje, porque uno puede aportar más música clásica y el otro más jazz, o electrónica».

Lo de sacar ahora un disco, aseguran ambos, es un proyecto «romántico» que surge a partir de la «necesidad de contar una historia, comunicar que has llegado a una meta». Al principio, señala Roqui, «sólo teníamos un concepto general. Como llevábamos unos años ya haciendo esto y no veíamos la manera de grabar, nos daba miedo de que acabara pareciendo un audiolibro. Estuvimos pensando mucho en el tema y nos dimos cuenta de que esto de nacer en el mundo discográfico era como un origen para nosotros, igual que lo de haber tenido un hijo… Todo eran principios, inicios, y con esa idea hemos ido recorriendo el camino».

El propósito, apunta Ana, es que estos temas «minimalistas» resultasen «lo más musicales posible, a pesar de basarse en textos recitados. A fin de cuentas somos músicos aunque nuestra herramienta es también la palabra. Por eso hay bastantes coros y el último tema es cantado». La fase de escritura, afirma, duró unos tres meses, «una época en la que acabábamos de tener a nuestro hijo y estábamos mucho en casa. Durante ese periodo de cuarentena, en el que además sufres transformaciones vitales muy fuertes porque estás observando el origen en tus propias carnes, surgieron textos».

Después vinieron los ensayos, «dos meses trabajando ocho horas al día. Ahí se gestaron las texturas y las creamos juntos», dice Ana. «Hacíamos jams electrónicas que duraban quince minutos y las íbamos grabando, viendo dónde encajaban los textos que habíamos escrito». Ha tenido, señala Roqui, «un punto de banda de garaje. Es algo que no había hecho en años y es bonito permitirse ese lujo».

El disco cuenta con la colaboración, entre otros, de músicos como Silvia Pérez Cruz y Jorge Drexler. «Hay amistad. Con Silvia estudiamos música en Barcelona, la hemos visto crecer artísticamente y ella a nosotros. Con Jorge yo ya había trabajado en dos de sus discos. Tenemos una relación muy poética, siempre recitábamos juntos en los conciertos o antes, en los camerinos», explica Roqui. Y fue él, recuerda Ana, quien les dio el nombre de Versonautas. «Nos lo regaló», asegura.

A Pablo Martín, el productor de ‘Astro azul’, llegaron atraídos por su faceta como compositor de música para artes escénicas, y también para él fue una primera experiencia. «Creo que hemos sido ‘buenos chicos’ con él. Porque a veces, si el productor ve que no le siguen mucho, acaba diciendo: ‘Bueno, te pongo el café como quieras’ [risas]. Lo que hicimos fue invitarle a jugar con nosotros y él se sintió cómodo y pienso que estuvimos en sintonía», apunta Roqui.

 
Los dos coinciden en que componer y grabar este álbum les ha hecho crecer como músicos. «Para nosotros ha sido un poco como bajar a las tinieblas y decir: ‘Vamos a ponernos el mono de trabajo y aprender a hacer el disco que queremos hacer’», sostiene Ana. «Yo estoy aún en ello», añade Roqui, «desaprendiendo algunas cosas y aprendiendo no sólo a hacer música, sino a creer en un proyecto, porque ese es el tema». Y continúa Ana: «De hecho, con este disco hemos pasado de tener la percepción de que somos una pareja que nos unimos para tocar, aunque ya llevábamos más de cien conciertos, a pensar que no, que también somos una empresa, una compañía de músicos, de teatro, etc., y tenemos nuestros apartados de comunicación, producción, creatividad…».

Una vez que el disco ya existe como objeto físico, llega el momento de convertirlo en un espectáculo en vivo. «Nosotros vivimos del directo, nos movemos por salas, teatros, festivales, y el disco refleja la historia que vamos a contar en la puesta en escena. Es como un viaje: si lo escuchas en Spotify hay unos segundos de silencio entre tema y tema, pero en el directo tú te subes a la nave desde el primer minuto y no paras hasta el final», afirma Ana.


«Hemos aprendido mucho, y creo que estamos consiguiendo una simbiosis muy bonita entre lo acústico y lo electrónico», dice Roqui. «Aun así, teníamos la impresión de que nos faltaba algo. Y fue el poeta Pablo Rosal el que nos sugirió una idea, una manera de crear nexos entre las canciones para conseguir un espectáculo que fuera de principio a fin sin parar de una forma orgánica. Habrá que rodarlo, pero estamos contentos con esta manera de entender el concierto».

Las actuaciones previstas, y había unas cuantas, están ahora en el aire. Pero cuando todo vuelva a la normalidad, y lo hará pronto, el ‘Astro azul’ de Versonautas brillará otra vez desde los escenarios.

Visitas: 101