Single Blog Title

This is a single blog caption

Cuando Estellés se sube al escenario

ÁNGEL SALGUERO
El actor Francesc Anyó y el músico Borja Penalba recuerdan aún cierto día que acudieron a un instituto de secundaria con su espectáculo Estellés de mà en mà, un diálogo entre la música y los versos del poeta valenciano. «Un chico, al llegar, vio la mesa puesta y que había pimiento», cuenta Anyó. «Y antes de comenzar, ya dijo: “¡Por ‘Horacianes’!”, y daba palmas. Luego, cuando empezamos con el pimiento frito, muy tímido, pero al mismo tiempo muy atrevido, dijo el primer verso: “Res no m’agrada tant…” desde el público. Yo me giré y él se quedó parado y lo que le dije fue: “No, no, tío… Sigue tú”. Y lo recitó él y lo hizo muy bien. Asustado al principio, pero se fue viniendo arriba».

Francesc Anyó recita ‘Res no m’agrada tant’ en un vídeo incluído en la app de Poética 2.0 ‘Estellés, la veu d’un poble’.

Ese hedonismo de andar por casa de Vicent Andrés Estellés y su gusto por los placeres sencillos —representado aquí por su ‘amor’ al pimiento frito— son algunas de las razones por las que su poesía sigue siendo tan popular ahora que se cumplen 92 años de su nacimiento. Ya lo decía el poeta: «He tenido desde siempre la voluntad de llegar a todos: al conductor del tranvía, al trabajador de la esquina, a la mujer del supermercado. Quizá lo que hago sea muy efímero, pero yo siempre me lo he propuesto y he creído en lo que hacía».

Aunque lo de «efímero» habría que discutirlo. Su voz se ha mantenido viva gracias a las constantes reediciones y antologías de su obra, a las canciones que se han compuesto con sus versos y, también, a las funciones de teatro construidas en torno a su poesía. «Puedes no saber en qué se basa o de dónde parte», explica Francesc Anyó, «pero él tiene varios registros o niveles. No necesitas conocer el más alto para que te llegue. Eso hace que conecte con críos de doce años y con las personas más mayores. Un día, al acabar un bolo, alguien nos dijo: ‘Todo esto que decís de la guerra, yo lo he vivido’».

Vídeo promocional del espectáculo ‘Estellés de mà en mà’.

Anyó y Penalba creen haber superado ya las 200 representaciones de ‘Estellés de mà en mà’. Tal vez lo más duro para ellos fue seleccionar los poemas: «Yo había hecho una primera criba que me costó muchísimo», señala el actor. «Cuando teníamos el espectáculo en marcha una editorial nos encargó una antología y ahí añadimos material, pero es muy duro también cuando tienes que dejar cosas fuera. Por eso siempre nos reservamos una parte pequeña del espectáculo en la que vamos cambiando».

La música, asegura Penalba, se emplea de tres maneras: «Una, creando fondos mientras Francesc recita. Otra, con composiciones originales, canciones a partir de poemas. Y también se recurre a música de otros artistas, alguna canción conocida de Lluís Llach, de María del Mar Bonet, de Lou Reed… Cosas diferentes que tengan que ver con el contenido del poema o con lo que se quiere decir en ese momento. Ello crea también un dinamismo, porque no es siempre lo mismo y se va jugando con todas estas cosas».

Recital de Borja Penalba y Francesc Anyó en la Fundación Baleària de Ibiza.

El montaje favorece también una cierta sensación de intimidad entre el público y los dos intérpretes. «Se crea un espacio de cercanía. Estar trabajando con poemas de Estellés que tocan tantos temas, y que intentamos abarcar en una hora, desde la muerte a la vida, desde el comer al sexo, hace que las reacciones sean dispares. Hay gente que ha llorado, que ha reído… Incluso una misma persona, durante el espectáculo, puede reír, llorar, emocionarse… Ha pasado de todo», dice Penalba.

No hace mucho participaron en una ‘cena estellesiana’ en Bruselas a la que asistieron diputados del Parlamento Europeo de países diferentes. «Justo antes de que actuáramos, entre la cena y el bolo, la gente salía voluntariamente, se preparaba un poema y lo recitaba. Esa noche escuchamos a Estellés en nueve o diez idiomas», recuerda el músico.

Imágenes de la obra ‘Mural del teu poble’, dirigida por Antonio Valero.

De un diálogo a dos a un gran montaje: Mural del teu poble fue una obra coral en la que participaron intérpretes como Marina Vinyals, Paco Alegre, Ferran Gadea, Estela Martínez, Josep Maria Zapater y Antonio Valero, que también se encargó de la dirección. «Soy fan de Estellés y, aunque ‘fan’ no significa ‘especialista’, conocía muy bien la obra y se me ocurrió montar un espectáculo entre documental, pedagógico, instructivo, divertido sobre la obra de Estellés», explica Valero a Poética 2.0. «Porque creo que es un autor con una obra muy ecléctica y con una vida absolutamente fascinante. Quería incluir esos elementos e hice un trabajo bastante exhaustivo con los poemas, con su biografía, con documentos visuales de la época en que vivió, los discos, etc. Y a la manera en cómo montábamos las obras en Els Joglars, hice una selección de todo y tenía unas ideas sobre cómo quería estructurarlo».

Se trataba, añade, de «contar la vida de Estellés y luego acentuar ciertos aspectos: sus poemas de juventud, la época de la guerra y la posguerra, su etapa de Madrid y después en Las Provincias. La cosa implicaba cierta dificultad, pero luego también es un hombre que de cada época siempre tiene una docena de poemas maravillosos. Por la temática, por la acción dramática, vas ajustando el poema, pero siempre los más relevantes. Si quieres hacer un espectáculo sobre Estellés erótico, no tienes ningún problema. Hay setenta poemas para hacerlo. Si quieres hacer un espectáculo sobre el Estellés político, cien. Si quieres hacer uno sobre poemas de Burjassot, sesenta. Ha escrito tanto que tiene temática para hacer casi una telenovela con toda su poesía».

Los intérpretes de 'Mural del teu poble' en un momento de la obra.

Los intérpretes de ‘Mural del teu poble’ en un momento de la obra.

Y precisamente era eso lo que más llamó la atención del público, lo inabarcable de su obra. «Se sorprendían de la enormidad de su poesía», recuerda Valero, «de las cosas que había escrito, de la vida que había tenido y también, sobre todo, de la cantidad de músicos que habían versionado sus poemas. Eso daría para otro espectáculo también. Los que conocían a Estellés ya iban sobre aviso, pero para el público en general, que se saben el ‘Assumiràs la veu d’un poble’ o ‘No hi havia a València dos amants com nosaltres’, la obra mostraba la dimensión y la potencia que tiene».

esteulleres-webOtra compañía que se introdujo en el universo de Estellés fue Teatre Micalet, con el montaje Poseu-me les ulleres, en el que participaron Joan Peris, Pilar Almería, Isabel Anyó, Miquel Gil i Enric Juezas en el papel del poeta, que recuerda su vida sentado a la mesa de un bar, rodeado de amigos y de desconocidos. Más recientemente, la compañía Perros Daneses estrenó Un entre tants, un acercamiento a la obra de Estellés a través de la danza y el ritmo.

Y es que en pleno siglo XXI, su poesía no ha perdido un ápice de relevancia. «Hay algo que se mantiene vivo y es que las nuevas generaciones siguen admitiendo y utilizando la obra de Estellés. Desconozco si hay otro poeta valenciano con la trascendencia que él tiene. Si Obrint Pas o los músicos jóvenes siguen utilizando los poemas de Estellés para expresarse, es que se mantiene vivo y conectado con la realidad. Es un clásico moderno», asegura Antonio Valero, aunque añade: «El pobre, la desgracia que tiene es que es de Burjassot y es valenciano. Si no, sería un poeta absolutamente encumbrado en la Literatura mundial. Pero como somos como somos, así nos va».

Visitas: 675