Single Blog Title

This is a single blog caption
La poeta María Beneyto

Las múltiples vidas de María Beneyto

Poética 2.0 recupera en una antología audiovisual la obra de una de las grandes poetas valencianas del siglo XX

ÁNGEL SALGUERO
Para María Beneyto, la poesía tenía algo de «ejercicio masoquista». Escribirla, aseguró, «ahonda en tus zonas pantanosas, hace brotar sangre donde la carne no existe y duele cuando deja de ser esa ilusión de los sentidos que a veces cree en la felicidad y sus derivados». En sus poemas se mezclaron la desesperanza de la posguerra, el deseo de intimidad, la pasión y las vidas de tantas mujeres sin voz que pudieron hablar a través de sus versos.

Ahora, todas ellas pueden contemplarse en una nueva antología audiovisual publicada por Poética 2.0 que, bajo el título de María Beneyto: La dona forta, recoge una selección de textos interpretados en vídeo por actores y actrices valencianos como Pilar Almeria, Jordi Ballester, Sergio Caballero o Silvia Rico, entre otros.

 
«Estamos haciendo justicia», asegura Mar Gómiz, una de las responsables del proyecto. «María Beneyto debería ser mucho más conocida. Es una poeta espectacular, con un talento equiparable al de otros grandes autores del siglo XX como Estellés o Gil-Albert». Sus versos, explica, «tienen tanta vida que se salen de la página. Y eso ha hecho mucho más fácil nuestro trabajo, que en realidad es traducir en imágenes toda la emoción que desprende cada uno de sus poemas». La antología —accesible para móviles, tablets y ordenadores desde la página web de Poética 2.0— recorre las distintas etapas de la poesía de María Beneyto e incluye también los textos completos.

«Va a ser una sorpresa para las nuevas generaciones», afirma la catedrática Rosa María Rodríguez Magda, que ha colaborado como asesora en esta iniciativa. «La suya es una poesía universal y accesible que nos hará encontrarnos como en casa». En su opinión, uno de los hilos fundamentales en la obra poética de Beneyto fue «la toma de conciencia como mujer». Durante toda su vida, explica Rodríguez Magda, «sintió cierta presión porque el mundo literario era un mundo de hombres y la gente con la que ella tenía más confianza —en un medio social que, aunque fuera intelectual, era conservador en las relaciones personales—, cuando les daba a leer sus poemas, siempre le decían: ‘Esto es un poco feminista’. Y se veía obligada a no transgredir determinados límites para ser aceptada».

María Beneyto, en el centro, con María Ángeles Arazo y Mara Calabuig.

María Beneyto, en el centro, con María Ángeles Arazo y Mara Calabuig.


Años después, al revisar su poesía para el volumen con la obra completa que editó el Ayuntamiento de Valencia en 2008, Beneyto tuvo la oportunidad de rectificar. «Al ver poemas suyos de Criatura múltiple o Eva en el tiempo, se dio cuenta de que no quería mantener esos finales tan convencionales», dice Rodríguez Magda, que ayudó a la poeta en la preparación del libro. «Y hay algunos de esos versos finales que ella cambió para ser más afirmativa. Llevó a cabo una evolución personal, cada vez más concienciada de lo que había significado estar constreñida cultural y moralmente por el mero hecho de ser mujer».

La antología de Poética 2.0 refleja también las dos vertientes de su poesía, escrita tanto en valenciano como en castellano. «Su lengua materna era el castellano», señala Rodríguez Magda. «Escribir en valenciano es una voluntad que tiene de aprender bien el idioma, animada por Xavier Casp. En castellano tiene una mayor amplitud de registros. Al escribir en valenciano ella se fija mucho más en el lenguaje, en los recursos estilísticos, y posee un aire mucho más intimista. Como si la producción fuese fruto de una introspección, de un acto creativo más mesurado».

 
Mar Gómiz considera un «privilegio» haber podido dar una segunda vida a estos poemas. «Es un momento muy especial, y muy íntimo, cuando un actor o una actriz se sientan ante la cámara para interpretarlos. En una situación así pueden sentirse muy vulnerables, pero también completamente libres para dejarse llevar por su instinto y permitir que el texto les conduzca a sitios, a veces, inesperados».

En vida, María Beneyto —que falleció en 2011 a los 76 años— tuvo reconocimientos importantes entre las décadas de los cincuenta y los setenta, en ámbitos de lengua castellana y catalana. Tras un largo periodo de silencio, obtuvo en 1993 el Premio de las Letras Valencianas. «Entonces vuelve a resurgir, pero a sólo a nivel local», matiza Rodríguez Magda. «Las instituciones la reconocen en Valencia, se le pone una plaza, se le da su nombre a una biblioteca, recibe otros premios y se editan libros que tenía guardados en el cajón… pero no sale del ámbito valenciano».

María Beneyto con Francisco Brines, Jaime Siles, Pedro de la Peña, José Albi y César Simón


Esto es algo que la recién publicada antología de Poética 2.0 pretende remediar gracias al alcance universal de los medios digitales. Y quizá pronto haya buenas noticias porque, a raíz de este proyecto, las responsables de la asociación Genialogías —dedicada a recuperar y dar a conocer la obra de algunas de las mejores poetas españolas— han expresado su interés por reeditar Criatura Múltiple.

Sería, como aseguraba Mar Gómiz, otra forma de «hacer justicia» con alguien cuyo único objetivo —como ella misma escribió en el prólogo de su obra completa— era «hacer buena poesía. Decir lo que me dolía y lo que amaba, además de lo que me intrigaba, me sorprendía, me daba paz o me alteraba».

Todas las imágenes provienen del archivo de Josep Carles Laínez.

Visitas: 104