Single Blog Title

This is a single blog caption

Presentamos el poema ganador de #VérsameMucho

El equipo de Poética 2.0 tenía muchas ganas de que llegara este día. La aventura de #VérsameMucho junto a Sweek y la revista Marabunta ha supuesto meses de preparación y de trabajo, de leer cientos y cientos de poemas y debatir (a veces acaloradamente) sobre ellos, hasta encontrar un ‘ganador’ con el que todos pudiésemos estar de acuerdo.

Y ese es el poema que queremos presentaros ahora.

     
    La actriz Ana Conca recita el poema ‘Muerte Natural’ de Paula Díaz, ganador del concurso #Vérsame Mucho organizado por Sweek, Poética 2.0 y la revista Marabunta

 
‘Muerte natural’ de Paula Díaz, surge, como explica la propia autora, de una necesidad: «Con este poema quise exteriorizar y sanar el dolor de un duelo». Sus imágenes recorren el ciclo de la vida y su final, el momento en que los cuerpos acuden «al llamado de las raíces» y los párpados cerrados se convierten en «cicatrices sobre el rostro». La mirada, sin embargo, no es hacia el cielo, sino hacia lo terrenal y un destino enigmático, una «muerte repartida en otras muertes».

Paula —que tiene 24 años y reside en Belén, una población de Costa Rica— nos cuenta que ha tenido «la dicha de estar rodeada de familiares que me han contagiado la curiosidad por la lectura y la escritura, así como amistades que me han estimulado».

«Desde pequeña», asegura, «se me inculcó ese hábito, y la transformación de las perspectivas que dejan los libros suele desembocar en la curiosidad por escribir y descubrir más de nuestras propias percepciones».

Y tuvo en quien inspirarse: «Mi papá es periodista, una tía es poeta y otra ha hecho su aporte en la literatura académica, por lo que no me faltaron modelos en mi adolescencia para comenzar a experimentar con la escritura, específicamente con la poesía», explica.

El equipo de Poética 2.0 en Carme Teatre de Valencia durante la grabación de ‘Muerte Natural’ con la actriz Ana Conca


Aunque, asegura, «mis composiciones literarias las mantenía mayormente en lo personal para luego desecharlas», en este caso ‘Muerte natural’ ha sido «la excepción». Y añade: «Tengo amistades maravillosas, amantes de las letras, con quienes he compartido un poco de lo que hago y me han incentivado a crear más y a destruir menos».

Paula —que cita a Sabines, Belli, Storni, Neruda o el costarricense Jorge Debravo como algunos de sus poetas favoritos— ve la poesía como «una de las formas más efectivas de destilarse y a la vez de desprenderse: una vez que convierto un sentimiento o una emoción en palabra, yo la suelto y ella me libera». Afirma además que es posible «escribir de cualquier cosa, de cualquier evento, y que habrá belleza donde se la busque. No existen las emociones buenas o malas, todas son parte de nuestra condición humana. Así que, si en medio de la tristeza y el despojo, soy capaz de gestar algo hermoso, entonces es mi deber hacerlo».

Y para aquellos que quieran seguir sus pasos y probar suerte con la poesía, Paula tiene un consejo: «Hay que leer mucho. Leer para conocer las otras miradas, la humanidad a través de la palabra, y la palabra a través del tiempo y de los hechos. Estancados en nuestros propios pensamientos perdemos perspectiva».

Sweek, señala, «me llegó en un buen momento, porque conocí este espacio donde tantas personas de todo el mundo comparten sus obras y se construyen como comunidad». Y en cuanto a iniciativas como la de Poética 2.0, la autora cree que resultan «llamativas para las personas que no han tenido contacto con la poesía. Para quienes ya teníamos ese acercamiento, es una forma distinta de disfrutarla, con nuevos sentidos».

La grabación de ‘Muerte natural’ —un poema que Paula Díaz desea dedicar a la memoria de su abuelo— tuvo lugar en el Carme Teatre de Valencia y para ella contamos con la colaboración de la actriz Ana Conca.

Todos los que hacemos Poética 2.0 felicitamos desde aquí a Paula y la animamos a seguir escribiendo y, sobre todo, compartiendo su poesía con el mundo. Este es el texto íntegro del poema ‘Muerte Natural’:

Tal vez no haya muerte para mí

Muerte de esa
que embiste
que arrebata la savia de los huesos
La que viene
con velos de agonía
a barrer los pigmentos marchitos

Puede que no haya deceso para mí
heroico
ni victimario

Tal vez tenga la vida
repartida en otras vidas
Amor que se cuece
en otras sangres
Claridad de luna
que si no se mira
se extingue

Entonces
Cuando los cuerpos acudan
al llamado de las raíces
y los párpados cerrados
se vuelvan cicatrices
sobre el rostro

Me iré destejiendo
Se escaparán
los finísimos hilos
que me atan
por el umbral de lo remoto

No veré mi propia vida
evaporándose en los miasmas
Bramando en el estertor
de los labios conocidos
Hasta que llegue
la derrota definitiva
de mi carne

Tal vez tenga la muerte repartida
en otras muertes

Terrestre
Como las hojas secas
apiladas en el fondo
de los bosques.

Visitas: 121